Uno va en busca de los recuerdos para que dejen de perseguirle, para dejarlos ahí, en ese escaparate de la memoria y visitarlos de vez en cuando sin nostalgia – la nostalgia es muy peligrosa -, pero con una sonrisa de complicidad.


Este fin de semana decidí venir a mi paraíso de niñez y adolescencia, de playa, piscina, tenis, mar, bailes nocturnos, baños de medianoche, paellas, entremeses y parrilladas de pescado, helados, paseos, churros, pasteles, autos de choque, flippers, besos robados, lecturas, bicis y escondites.
Primero hice parada en Reus. Adoraba sus pastelerías. Pons desapareció pero siguen Poy, hoy cerrada por vacaciones (los mejores panellets de piñones que haya degustado jamás), y Casa Padreny. Compré avellanas de Reus en el antiguo colmado Baró ( las mejores avellanas del mundo, con permiso de las de Brunyola ). Visité obviamente la casa madre de mi tienda de ropa preferida, Jofré, que cada vez que traspaso la puerta me siento como si fuera Carrie Bradshaw entrando en su gigantesco vestidor. Siempre salgo con algo. No puedo, ni quiero evitarlo, aunque en esta ocasión algo sea para mi amor.


Luego regresé a Salou, mi lugar de veraneo de hace tantos años hasta que dejé de venir. La especulación inmobiliaria terminó por arruinar un lugar de torres y de algunos edificios discretos de apartamentos de veraneo – San Remo, Gisamar, Malvinas, Jaime I, entre otros -. Se cargaron la cala Capellans construyendo espantosas colmenas, la Torre de los Villa donde mis primos y yo jugábamos al tenis y nos bañábamos en su piscina de agua helada gentileza del dueño que admiraba a mi tío, el gran actor y artista que fue Ángel de Andrés, se convirtió en tres edificios igualmente grotescos, la feria con sus autos de choque, casetas, aviones y tiovivos se disolvió en la nada y el club de tenis de la calle Mayor con su fabulosa tienda de deportes acabó también bajo el hormigón.

Algunas torres resistieron y ahi siguen, como testigos mudos del pasado, tan aisladas como este párrafo.


Reconozco que la mayoría de la gente con la que me he cruzado en las horas que llevo aquí suele ser bastante tosca, vocinglera y poco discreta. No es, desde luego, el lugar que fue, ni volverá a serlo, por mucho que su paseo de palmeras sea el más bonito, por mucho que sus playas sean extensas, por mucho que resista la heladería La Ibense. Por mucho que el recuerdo llame a mi puerta de vez en cuando.


La estación de tren murió. Ya dejaron de pasar los trenes por aquí. Ese andén, esas vías muertas guardan tantos de nuestros viajes, de nuestras idas y venidas. Ese paseo esconde con mimo las huellas de nuestras pisadas, de la yaya, de papá, de tito Angelito y tita Chiti, de los primos, de los Cousins, los Chaillat, los Aubray, de Nicolette, de los Carrillo, de sus añorados padres María Rosa y Ángel, de tantas y tantas almas que suelen pasearse por las noches cuando todos duermen y sueñan.


Pero ¿sabes qué, Mamá? Estoy sentado donde estuvimos la última vez, hace exactamente dos años, cuando te traje para ver cumplido tu deseo de volver a ver ese paseo, esa playa, esa heladería y esa paella del restaurante La Gaviota que acogió tantas cenas y comidas en su terraza fresca.
Ahora estás sin estar, y vine aquí este fin de semana para dejarte marchar. Porque debo soltarme de tu mano, de esa mano que me dijo adiós un día con el débil apretón de tus fuerzas menguantes, una mano que busco y ya no puedo encontrar, ni debo.


Y yo, aunque te deje marchar, te seguiré llevando conmigo de otra forma. Veré tu sonrisa única y acogedora que enamoraba a todo el mundo y con la que iluminaste con tu bondad, tu inteligencia, tu elegancia, tu amabilidad y tu fuerza los rincones de todos los que tuvimos la suerte de formar parte de tu vida.


Te quise, te quiero y te querré siempre, hasta que llegue el día, espero que muy lejano todavía, de volver a encontrarnos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s